top of page
  • Juan Pablo Barrantes

La gente que me gusta


"...me gusta la gente que cultiva sus sueños, hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad". - Mario Benedetti

Uno de los mayores retos en nuestra vida radica en identificar adecuada y anticipadamente ese propósito por el cual vinimos a este mundo, y una vez que logramos entender esa razón de nuestra existencia, el otro reto es movernos continuamente a cerrar todas las brechas que existen entre lo que actualmente somos y lo que finalmente queremos alcanzar.

Sin duda alguna, pienso que en esta travesía hacia la plenitud, el rodearse de personas con la misma inspiración es fundamental. Hay personas que son catalizadores del éxito: aceleran lo positivo, suman en nuestras vidas. Por nuestra naturaleza humana, somos sociables, sobrevivimos en comunidad, necesitamos a otros para alcanzar nuestro propósito, cualquiera que sea. Pero si ese propósito en particular es relevante, necesitamos ser selectos en rodearnos de aquellos que verdaderamente nos conduzcan hacia ese destino.

Y cómo lograr identificar esos ¨ángeles¨ que nos ayudarán a ser mejores personas? El escritor y poeta uruguayo Mario Benedetti (quien por cierto es uno de esos catalizadores de abundancia), define en uno de sus poemas una serie de rasgos que identifican a estas personas que tienen la cualidad de sumar y acelerar lo bueno en nuestras vidas. Les comparto este maravilloso poema:

"Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace.

La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.

A estos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía, contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos. La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón. La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido". -Mario Benedetti

5 visualizaciones0 comentarios
bottom of page