top of page
  • Foto del escritorJuanpablo Barrantes

Una rutina simple para alcanzar alto desempeño

Actualizado: 13 ago 2022


Por Juanpablo Barrantes 

Muchas veces nos sentimos muy cómodos con el status quo, es decir, con las rutinas de nuestro día a día. La misma forma de hacer las cosas, la misma mentalidad y la misma vida nos atrapan sin darnos cuenta. Aunque la estabilidad y el equilibrio son muy importantes en nuestra vida, esto no significa que no luchemos por estar mejor cada día y posterguemos el crecimiento personal y la prosperidad. La mediocridad cuenta con algunos aliados para dominarnos, entre ellos están la procrastinación (la tendencia que tenemos a postergar cosas importantes) junto con el conformismo que generan el bajo desempeño y por ende resultados mediocres. Estos comportamientos nocivos muchas veces nos conducen al estrés cada vez que existe la necesidad de una exigencia por el alto desempeño. Te has preguntado últimamente acerca de alguna situación en particular, que enfrentas en este momento y te está arrastrando a ti y a todos a tu alrededor, incluso aunque esta situación depende principalmente de ti y tus colegas, nadie está realmente descubriendo cómo dar un paso adelante para intervenir y comenzar a arreglarlo. Aquí te presento un sencillo ciclo de 5 pasos para enmarcar y atacar ese problema recurrente y arraigado que te mantendrá en la ruta para obtener alto desempeño. 1. Enfrenta los hechos brutales de la realidad. No niegues la realidad, nunca te ciegues en ver los hechos que mantienen el bajo rendimiento profundamente arraigado tanto en tu organización como en tu vida. No es tan fácil, en la mayoría de los casos la falta de tiempo y las pobres habilidades de reflexión son los principales motivos que nos previenen entender sobre las principales razones por las cuales el problema persiste con el tiempo. Enfrentarse a los hechos brutales de la realidad significa tener la capacidad de observar en primer lugar el bosque en vez que los árboles, haciendo preguntas perspicaces como: - ¿Cuál es el tamaño real de este problema? - ¿Cuáles son nuestras capacidades en términos del tamaño real de este problema? - ¿Qué significa este problema para nuestra organización en términos de dinero, tiempo y otros recursos clave? - ¿Por qué es importante resolver este problema? - ¿Qué tan rápido deberíamos abordar este problema? ¿Qué tan rápido resolverlo? Una vez que tenemos suficiente conocimiento de los hechos sobre el problema, podríamos estar preparados para el próximo paso en este enfoque. 2. Reconozca sus errores en el proceso El crecimiento personal se genera cuando admites tus fallas y te comprometes con lo que sea necesario para que nunca vuelvas a cometer el mismo error. La capacidad y la voluntad de ser autorreflexivo es fundamental en la búsqueda del alto rendimiento. Las personas más exitosas y las organizaciones de clase mundial tienen un proceso bien establecido, continuo de autorreflexión y disciplina en sus planes estratégicos y operativos. Reconocer sus fallas sobre el problema existente significa tener tanto la humildad como el coraje para confrontarse haciendo preguntas perspicaces tales como: - ¿Puedo contribuir a la solución de este problema? ¿Si es así, cómo? - ¿Este problema depende exclusivamente de mi alcance para ser resuelto? Si no, ¿a quién más debo involucrar? - ¿Cómo puedo evitar personalmente que este problema vuelva a repetirse? - ¿Qué debería aprender de este proceso mientras resuelvo este problema? 3. Defina claramente lo que se debe hacer para cerrar las brechas Un paso importante hacia un gran liderazgo sucede cuando tienes la capacidad de enmarcar la ejecución para resolver problemas en términos de: - la razón (¿porqué?) - el alcance (¿desde/hasta dónde?), - la acción (¿cómo?), - el responsable de (¿quién?), - el tiempo (¿cuándo?), y luego al ser conscientes definir la brecha que existe entre dónde estamos ahora y dónde queremos estar en términos de rendimiento. 4. Trabaja implacablemente en cerrar las brechas Este es el paso de la disciplina. Se puede decir sin ninguna duda, que en la mayoría de los casos cualquier esfuerzo que surgió durante los pasos previos de planificación falla, debido a la falta de disciplina para ejecutar las acciones definidas. El ser diligente y disciplinado es la palanca que provoca que la brecha entre el rendimiento real y el deseado se reduzca gradualmente. Este también es el paso de la ejecución, donde las acciones eventualmente confirmarán si el éxito se alcanza. Recuerde que no se trata de apresurar los números sin sentido de propósito, sino de ser conscientes que todas las acciones en las que estamos trabajando fueron cuidadosamente configuradas para cerrar cada una de las brechas existentes que impiden el alto rendimiento, y que dicha gestión perdure con el tiempo. 5. Evalúa el desempeño y de nuevo, enfrenta la realidad Para explicar el último paso de esta rutina, voy a relatar una historia reciente sobre calamidad y coraje. Guatemala; Domingo 3 de Junio, 2018. En las faldas del Volcán de Fuego se encuentra el Resort y Campo de Golf La Reunion. En una mañana nublada a eso de las 11:30 a.m., tres explosiones ensordecedoras hicieron que Evelyn Ordoñez tomara una decisión audaz, instruyó a todo el personal del hotel a evacuar a 320 personas entre huéspedes, residentes y empleados. Una hora y media más tarde, nadie excepto Evelyn y un pequeño grupo de miembros del personal todavía se quedaban en el hotel mientras una nube gigantesca de polvo acompañada de una avalancha de material volcánico comenzaban a invadir la cancha de golf. Para cuando Evelyn y su Staff salieron del hotel a eso de las 2:20 pm, los medios anunciaron que la gigantesca avalancha de material volcánico devastó el hotel y sus alrededores casi por completo. Desafortunadamente, dos pequeños pueblos cerca del hotel también fueron arrasados por la avalancha del volcán, dejando a decenas de personas muertas o gravemente heridas, mientras que ninguna de las autoridades locales emitió una comunicación formal y oficial a tiempo para evacuar lejos de la ruta de la avalancha volcánica. Tampoco Evelyn ni nadie en el Hotel recibió esa comunicación oficial de manera oportuna de parte de las autoridades locales, sin embargo tuvo la habilidad y el instinto de leer rápidamente la situación, confrontar los hechos brutales que se enfrentaban en ese momento, y tomar una decisión sabia, valiente y audaz de evacuar a todas las personas bajo su responsabilidad. Esta tragedia sirve de ejemplo en cómo un gran líder aborda una crisis y toma una decisión clave basada en información relevante, enfrentando la realidad tal cual es, y ajustándose a lo que sea necesario para mantener su Organización y su Gente en la senda del éxito. Finalmente, los líderes efectivos aplican y replican esta simple rutina de manera consistente, mientras afinan sus habilidades de auto-conciencia, reflexión, planeamiento y disciplinada ejecución, para su propio crecimiento y también en beneficio de todos a su alrededor.

Por Juanpablo Barrantes Read more posts on Leadership, personal growth and resilience at: www.jpbarrantes1973.wixsite.com/leadersapproach


59 visualizaciones1 comentario
bottom of page