top of page
  • Juan Pablo Barrantes

El círculo virtuoso de la Verdad

Actualizado: 25 ago 2023


Tengo un concepto de plenitud muy particular, pienso que muchas personas, en algún momento de su existencia nos preguntamos cosas relevantes tales como: cuál es el propósito de mi vida? A qué vine a este mundo? Realmente soy una persona feliz con lo que he hecho, lo que hago actualmente y lo que haré en el futuro? Entonces, volviendo a mi concepto, creo firmemente que una persona alcanza la felicidad plena cuando, consciente de sus fortalezas y debilidades, busca incesantemente la sabiduría través del amor propio y hacia los demás. La verdad es dicha búsqueda de la sabiduría, alcanzada a través de una vida plena, vivida en el amor, a pesar de cualquier tipo de ambiente en el que se desarrolle una persona. Al final, es la persona quien influye en el ambiente y no el ambiente en la persona. Amor? Suena cursi... permítanme explicar este profundo sentimiento, al menos desde un punto de vista práctico y aplicable a nuestra realidad actual. El darse a los demás de una manera desinteresada puede ser un concepto muy resumido pero acertado de lo que llamamos amor. Cuando nos apasionamos en servir a los que nos rodean, surgen comportamientos con los cuales reflejamos ese accionar que nos permite acercarnos poco a poco a la verdad. Y lo mejor de todo esto es, toda esta influencia que ejercemos sobre lo que nos rodea genera algo así como una reacción en cadena, contagiando virtudes en otras personas que se sienten motivadas y atraídas por este sistema generador de abundancia y prosperidad. A este sistema generador de abundancia y prosperidad lo defino como el Círculo Virtuoso de la Verdad. La verdad de la vida - Plenitud (felicidad): el destino del círculo virtuoso. Cuando se alcanza este destino, el resultado es una generación de prosperidad y abundancia personal. Esto a su vez genera momentum, propiciando abundancia y prosperidad en el entorno. Sabiduría: El camino del círculo virtuoso. Es la búsqueda de la verdad por medio del amor propio y a los demás, demostrado constantemente a través del amor y sus tres principios fundamentales: Amor: El Catalizador del círculo virtuoso. Es darse a los demás de una manera desinteresada, demostrando 3 principios fundamentales, que se manifiestan a través de las virtudes. Integridad: Ser de una sola pieza, cuando los pensamientos, las palabras y las acciones de una persona están alineados y en justa armonía; es hacer siempre lo correcto aunque nadie te esté mirando. Integridad es un principio que se manifiesta en virtudes como honestidad, congruencia, carácter, justicia. Humildad: Poner primero a los demás antes que a uno mismo, más que sumisión es la capacidad de entender genuinamente el entorno y mostrar respeto al mismo tiempo. Virtudes como tolerancia, empatía y servicio son reflejo del principio de la humildad. Disciplina: Aferrarse a un propósito relevante y significativo en la vida; es constancia de propósito porque hay conciencia, que eso en lo que uno se dedica, trae sus frutos en el momento esperado. El principio de la Disciplina se demuestra a través de virtudes como educación, diligencia, enfoque, responsabilidad.

El círculo virtuoso funciona básicamente de esta manera: Costa Rica, la Suiza de Centroamérica: orgulloso, muy orgulloso de mi país. Tanto así que lo voy a utilizar como ejemplo de un círculo virtuoso a replicar y expandir en otras naciones. Desde la época de la colonización Española, esta región de America Central (la mas alejada de la colonia principal conocida como la Capitanía General de Guatemala) se caracterizó por estar formada de colonos españoles y mestizos con sentido de visión y justicia social. Una vez que todas las colonias españolas deciden firmar el acta de la independencia para liberarse del dominio Español, se forman los países centroamericanos y, particularmente Costa Rica empieza a tomar un rumbo con un mayor sentido de visión a futuro, porque esos colonos que forman el liderazgo del país descubren en el cultivo y la producción del café una forma de generar riqueza y prosperidad, pero no solo para ellos como clase económicamente dominante, sino que, con un alto sentido de justicia social (al menos mayor que el mostrado en los demás países vecinos) se convierten en patronos justos hacia la clase obrera, brindando oportunidades como acceso a educación y la salud, promoviendo una cultura e identidad de país, otorgando un salario decente y libre acceso a un sistema donde dichas oportunidades están a disposición de cualquier persona. Otro aspecto clave en el desarrollo como país fue esa sostenibilidad de visión de país próspero, cuando en años posteriores a los de la independencia, la clase económicamente dominante se instala en el poder político y toman una serie de decisiones claves para impulsar el desarrollo y la justicia social: se crean hospitales y acceso gratuito a la salud, se crean escuelas, colegios técnicos y universidades accesibles a toda la población, se crean instituciones estatales para administrar servicios básicos como la energía, el agua potable, los seguros, entre otros. Además, se toman otro tipo de decisiones fundamentales, como abolir el ejército y dedicar un alto porcentaje del presupuesto nacional a la educación y la salud (Costa Rica ocupa los primeros puestos en toda Latinoamérica en inversion social en Educación y Salud. Además, es de los pocos países en todo el mundo que no cuenta con fuerzas armadas). Ya en épocas más recientes, y producto de toda esta inversión en justicia y paz social, este pequeño país se convierte en una atracción del turismo, se puede decir que es una “potencia mundial” como destino turístico, principalmente como destino de ecoturismo, continuando con ese sentido de visión de país hacia el cuido de su flora y fauna con el respeto por la naturaleza, comportamientos básicos como el no botar basura en las calles, cuidar las emisiones de gases de la flota de vehículos en todo el país e invertir en fuentes renovables de energía (Costa Rica generó el 98% de toda su energía de fuentes renovables en 2016). De manera muy resumida, el caso de Costa Rica es un claro ejemplo del Círculo Virtuoso de la Verdad, como un grupo de personas con intereses comunes, demuestran virtudes como el respeto, la justicia, la disciplina y la visión de futuro para generar paz y prosperidad en una nación que, a pesar de que por su tamaño y población no es “de primer mundo” económicamente hablando, sí está en una posición de clara ventaja frente a muchas otras naciones con coyunturas históricas muy diferentes, que desgraciadamente no han sabido propiciar los círculos virtuosos en los planos humano, social y económico.

La pregunta es: si reconocemos que estamos mal, cómo iniciar el cambio de rumbo? Mi sugerencia es, empiece usted, en su círculo de influencia, interiorize e instale los principios de humildad, disciplina e integridad; persista y sostenga en las virtudes, recuerde que el círculo genera momentum y se expande, así que también procure generar influencia, contagiando de sus virtudes a los demás!


33 visualizaciones0 comentarios
bottom of page